La policía de Bolivia detuvo a la exmandataria Jeanine Áñez por los presuntos delitos de sedición, terrorismo y conspiración. La exmandataria asumió el cargo al ser la presidenta del Congreso, luego del escándalo de fraude electoral y huida de Evo Morales.

Áñez calificó su detención como “un acto de abuso y persecución política”. Añadió que el Gobierno la acusa “de haber participado en un golpe de Estado que nunca ocurrió”.

El sucesor político de Evo Morales, Luis Arce, llegó al poder con un abrumador respaldo de la ciudadania. Ante ello, el exmandatario volvió a su país, exigiendo reparaciones por un supuesto golpe de estado en su contra.

Datos

  • En el 2019, Evo Morales se candidateaba para su cuarto mandato, el cual fue rechazado por referéndum popular.
  • Áñez generó tensiones al declararse candidata a las presidenciales, pese a haber prometido lo contrario. Luego dio marcha atrás.


Envíanos tu comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí