La empresa farmacéutica Johnson&Johnson (J&J) retrasará la entrega de sus vacunas contra la COVID-19. En total se arruinaron 15 millones de dosis.

El accidente se debió a un error humano ocurrido en una planta de producción de Baltimore. Dicha fabrica también se encarga de producir dosis de otras vacunas como AstraZeneca.

Según informó la prensa estadounidense, se mezclaron componentes de diferentes vacunas de forma “accidental” hace unos 15 días. En respuesta, J&J decidió reforzar la supervisión de la fábrica para evitar futuros problemas de calidad.

Se esperaba que en abril comenzará la producción a gran escala de la vacuna estadounidense.

Envíanos tu comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí